Clave para la innovación, el tiempo de los ejecutivos máximos

innovacion1.jpgMe llega a mis manos un artículo de Harvard Bussiness Review América Latina de mayo 2006, con el título "Crear nuevas plataformas de crecimiento" de los autores Donald L. Laurie, Yves L. Doz y Claude P. Sheer

El artículo indica la dificultad de la gran parte de las empresas en sostener elevadas tasas de crecimiento en el tiempo, inicialmente lo hicieron al insertarse en nichos de mercado que estaban en rápido crecimiento, pero cuando estos nichos se agotaron, el desempeño de las empresas no fue el esperado por sus accionistas

Los autores indican que la estrategia de crecimiento basada en

(Leer más)

"La falta de tiempo", un obstaculo en los procesos de cambio. La guerra de Vietnam

McNamara.jpgAl implementar procesos de cambio en las organizaciones, una de las dificultades mas frecuentes que me encuentro como consultor, es la falta de tiempo, explicación que usualmente me dan los mismos clientes que me han contratado para generar el cambio.

Mis argumentos usualmente van orientados a indicar que la falta de tiempo es otra forma de mostrar mis prioridades, y que por tanto eso sólo señala que el programa no es la prioridad, o menciono metaforas como las del leñador que no tiene tiempo para afilar el hacha debido a la gran cantidad de arboles que debe cortar.

Otra forma en que encaro el tema es mostrar la posibilidad de capacitarnos en el uso eficiente del tiempo, ya sea a través de mantener un foco para nuestra acción, o actuar desde la intuición (Kairos) evitando el exceso de estudio (cronos)

(Leer más)

Identificando nuestros valores en el diseño y práctica de nuestras vacaciones

valores y vacacionesAnalizar el como usamos nuestros recursos escasos, es la mejor forma de mirar de mirar nuestras prioridades, y que valores estas reflejan, y sin duda nuestras vacaciones es un recurso muy escaso, y donde mayor libertad tenemos de diseño, por tanto un espacio privilegiado para hacer este ejercicio

En mis vacaciones, estuve en mi casa en Tunquen, un ambiente muy tranquilo y de mucha naturaleza, y posteriormente en un retiro de meditación budista con el grupo Shambhala de Chile

Al hacer este ejercicio de análisis, y como había usado el tiempo en esos lugares, pude ver que había privilegiado el estar en ambientes poco ruidosos, elegir con que había estado, y practicar trabajo manual, y posteriormente en el retiro de meditación, haber explorado mis áreas de incomodidad, el estar sentado meditando por lapsos largos de tiempo, y estar sometido a un régimen de comidas propias de un retiro, donde incluso hicimos para las comidas, algo tan inusual como la practica del Oriyoki.

A riesgo de sonar arrogante, quedé muy contento conmigo y los valores que pude ver en mi en este análisis, un gusto por la sencillez, por la autenticidad, y como decía mi maestra en el retiro, un placer de "coquetear" con nuestras zonas de incomodidad, no mucho que te quemes, ni tan lejos que no haya aprendizaje.

Y el complemento ideal, ver algunas buenas películas, de las que vi, me impactaron especialmente Ser digno de ser, y el ilusionista, en ambas películas. el tema del honor, de la dignidad personal me tocó mas fuertemente.

Te invito a hacer el ejercicio de identificar tus valores en el uso de tu tiempo en vacaciones

(Leer más)

Optimizar el uso del tiempo (Cronos), o aprovechar el tiempo en cada momento (Kairos)

El tiempo es sin duda el recurso mejor distribuido que tenemos, todos tenemos 24 horas al día a nuestra disposición, ricos y pobres, jóvenes y viejos, y el como lo usemos, como lo invirtamos o lo malgastemos, determinará en gran parte nuestro futuro.

Como usar el tiempo, es también uno de nuestros grandes dolores, es mis sesiones de coach, donde precisamente estimulo el aprendizaje, que nos lleva a ser mas productivos, esto es a hacer las mismas cosas en menos tiempo, la queja mas fuerte es, "no tengo tiempo", y las metaforas que usamos son múltiples.

Una de mis favoritas es el leñador que no se detiene a afilar el hacha, por la gran cantidad de arboles que tiene que cortar. Otra bella metáfora, y por cierto muy útil, es la que popularizó Frank Covey, el autor de los siete hábitos de la gente altamente efectiva, donde nos invita a priorizar lo importante sobre lo urgente, y que relaté en un post anterior, mostrando con unas vasijas, que si las llenamos con las menudencias de la vida, no queda espacio para lo importante, en cambio, si las llenamos primero con lo importante, siempre nos quedará tiempo para las menudencias.

El enfoque de Covey, tiene un fuerte énfasis en planificar el tiempo, y sin duda, este enfoque es muy útil, y personalmente lo uso, personalmente y en asesorías cuando requerimos planificar el trabajo de un equipo, sin embargo, siendo tan obvio normalmente no basta

Una distinción que me ha ayudado, es considerar dos concepciones del tiempo que usamos, y que entiendo los griegos diferenciaban, uno es el uso de la palabra Chronos, o cronos, para simbolizar el paso del tiempo, y otro es la antigua palabra Kairos.

Cronos se refiere en esta interpretación al tiempo que puede ser medido y planificado, y Kairos, al sentido de la oportunidad, del uso del momento preciso, que no puede ser planificado, sino que se da por estar atento al momento preciso, el momento en que seguimos la intuición, donde no hay tiempo para la reflexión, no podemos hacer análisis de costos beneficios, donde incluso no hay posibilidad de equivocación, ya que nunca sabremos que habría pasado si no tomamos la decisión que tomamos. Es el momento de una frase oportuna, de una sonrisa, de un compro-vendo, momentos que cambian el curso de la vida.

La pregunta que me surge, es como podemos vivir mas en el Kairos, y menos en el Cronos, mas atento al momento que sujeto al plan que hemos diseñado, o dicho de otra forma, que me impide aprovechar, reconocer el Kairos en el momento que se presenta

Creo que una respuesta está dada por nuestra capacidad de engolizarnos con los pensamientos, con las respuestas que ya conocemos, en vez de estar atento, sientiendo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor.

En el libro "las cuatro caras de la mujer" de Caroline Ward, indica una cifra que me impacta, indica que de acuerdo a investigaciones tenemos del orden de sesenta mil pensamientos por día, y el 95% de ellos ¡son los que mismos que tuvimos ayer!

Y aquí tenemos dos claves importantes, una que apunta al Kairos, tener sesenta mil pensamientos al día, nos dificulta estar atento a lo que sentimos de nosotros y percibimos del exterior, base fundamental para estar en el Kairos, y el otro aspecto, de la eficiencia de nuestro pensamientos, medidos en forma de uso del tiempo en ellos, y claro 95% nos habla de como nos quedamos pegados en ciertas conversaciones, impidiendo salir adelante.

Con justa razón, el libro termina con una recomendación que le hace su maestra Dadi Janki a Carolina. "tu problema es que piensas demasiado". El pensar demasiado, nos impide escuchar, impide el surgimiento del Kairos.

La buena noticia es que es una habilidad que se puede desarrollar, requiere tiempo, pero es posible

(Leer más)

Trabajo y famila. Una compatibilidad deseada

famila

En un mundo cada vez más competitivo, es frecuente escuchar que los horarios de trabajo, especialmente a nivel ejecutivo, se hacen mas extensos sacrificando el tiempo para la famila.

En la medida que la mujer ha ido conquistando posiciones en el mundo de los roles ejecutivos, la defensa del mundo familar se hace mas fuerte.

Y la defensa de esta posición parece obvia, nadie puede estar en contra de un sano equilibrio entre familia y mundo laboral, sanidad que en la medida que se altera, termina afectando a ambos lados de esta ecuación.

Sin embargo, creo que plantear el debate en términos de tiempos, muestra una concepción del trabajo que está progresivamente perdiendo vigencia. Hoy la persona en el trabajo está en permanente conexión con su vida familar, recibe correo por internet y se mantiene en contacto por celular, y a su vez el fin de semana posiblemente tiene banda ancha en su domcilio y tiene la posibilidad de conectarse al mundo laboral

La pregunta que me surge es mas bien con el tema que la persona quiere hacer en cada momento, ya que tiene la posiblidad de no estar amarrada al espacio físico del trabajo o de la casa, para hacer lo que quiera hacer.

Y si estamos amarrados a una concepción del trabajo como una carga, como lo que necesito hacer, y no lo que me gusta hacer, trabajar desde la casa surge como un contrasentido natural. Si por el contrario vemos la vida laboral como una instancia de realización personal, de un espacio que podemos disfrutar, atender a la famila desde el trabajo puede ser tan natural como atender la vida laboral desde la casa.

Lo importante parece ser como disfrutamos lo que hacemos, y aparece claro que cuando priviligiamos uno en desmedro del otro espacio, perdemos ese equilibrio que nos genera la sanidad que nos genera satisfacción y efectividad en lo que queramos hacer. Si lo pasamos mal, no podemos liderar a nuestro personal ni a nosotros mismos

Disfrutar cada cosa que hago, es una mejor garantía de sanidad que establecer límites rígidos a cada actividad que realizo

(Leer más)

La importancia de tener un foco en el uso de nuestro tiempo

Esto me llegó por la red y creo que ayuda a todos aquellos que tenemos problemas con focalizarnos cuando usamos nuestro tiempo.
Un profesor se paró ante sus alumnos de su clase de filosofía y colocó frente a ellos unos objetos. Cuando la clase comenzó, sin pronunciar palabras, levantó un frasco grande de mayonesa, vacío, y empezó a llenarlo con pelotas de golf.... Luego les preguntó a los estudiantes si el frasco estaba lleno. Todos estaban de acuerdo en que sí... Entonces el profesor agarró una caja con lentejas y las echó en el frasco. Las lentejas rodaron a los espacios vacíos entre las pelotas de golf. De nuevo les pregunto a los alumnos si el frasco estaba lleno... Todos dijeron que sí.....
El profesor sacó una cajita con arena y la vació en el frasco. Por supuesto, la arena llenó los espacios vacíos que quedaban. Les preguntó a los estudiantes si el frasco estaba lleno, todos respondieron con un SI unánime... Después el profesor sacó dos tazas de café de debajo de la mesa y también las echó en el frasco, llenando los espacios vacíos que quedaban entre la arena. Los estudiantes se rieron..................... "Ahora - dijo el profesor mientras la risa disminuía - quiero que reconozcan que este frasco representa su vida. Las pelotas de golf son esas cosas importantes: su familia, sus hijos, su salud, sus amigos, las cosas que los apasionan, o sea las cosas que quedan si todo lo demás se les va, y sus vidas siguen estando completas. Las lentejas son otras cosas que importan, como sus trabajos, sus casas, sus automóviles.... La arena es todo lo demás, las cosas pequeñas......" " Si meten la arena primero en el frasco - continuó - no quedará espacio para las lentejas ni las pelotas de golf." "Es igual para la vida. Si gastan todo su tiempo y su energía en las cosas pequeñas, nunca les sobrará para ocuparse de las cosas que son verdaderamente importantes. Préstenle atención a las cosas que son indispensables para su felicidad. Jueguen con sus hijos. Abran espacio para las citas médicas. Saquen a su pareja a cenar. Hagan deporte. Cultiven sus amistades........ Siempre habrá tiempo para limpiar la casa y arreglar el depósito. Encárgate primero de tu bienestar, de las cosas que verdaderamente importan. Define tus prioridades. Todo el resto es arena...." Una de las estudiantes levantó su mano y preguntó qué representaba el café. El profesor sonrió y dijo: " me alegra que me lo hayas preguntado. Es simplemente para demostrar que no importa cuan llena parezca estar tu vida, siempre hay tiempo para tomarse un cafecito con un buen amigo".
Si no usamos nuestro tiempo en las cosas que nos importan, terminamos sin tiempo para ellas
(Leer más)

La estrategia que muchos creen suficiente

Esto es lo que tiende a pasar con el uso indiscriminado de las herramientas de gestión, y cuando se nos olvida el sentido que le damos a nuestro trabajo


Comentarios recientes

Cerrar