La distinción entre autonomía e independencia. Su importancia en la motivación

En El Mercurio del 17 de abril aparece un nuevo artículo de David Fischman, en que hace una distinción, que me pareció importante, entre independencia y autonomía. Indica por independencia "hacer las cosas por ti mismo sin depender de los demás", y por autonomía "la capacidad de actuar libremente y de elegir nuestras opciones". En base a un ejemplo, muestra como la independencia sin autonomía es sólo aparente, en la práctica es un esclavo de su pasado. En cambio la persona que actúa con autonomía, usa su libertad para actuar, se conecta con lo que quiere hacer, y elige dentro de sus opciones. Fischman indica que en la persona independiente que actúa sin autonomía, su gran motivador es mostrarle a los demás que es una persona capaz. Lo asimilo a su forma de conseguir amor al que me refería en el post Los seres humanos somos seres de amor, su motivación es extrínseca, está fuera de él. En cambio la persona que actúa con autonomía, encuentra en su interior las fuerzas que lo motivan, es intrínseca, no depende de factores externos. Lo compara a un auto con motor propio, diferenciándolo de los autos que necesitan un motor externo para avanzar en las subidas, los momentos difíciles de la vida. Si las jefaturas se tomaran en serio esta distinción, no perderían tantas energías motivando a su gente, simplemente estarían atentos a aquellas conductas organizacionales que los desmotivan. Y individualmente, la pregunta que me surge es ¿Cual es nuestro motor interno que, si lo encontramos, no necesitaremos jefes que nos motiven?
|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar