Una clave para nuestra felicidad, aceptar el sufrimiento

Parece que en nuestra vida el sufrimiento es inevitable

  • Vemos a seres queridos, como nuestros padres, enfermarse, envejecer y morir.
  • Escuchamos de desastres naturales donde mueren miles de personas.
  • Estamos en contacto directo con la guerra, y su secuela de atrocidades de todo tipo.
  • Vemos el hambre y la miseria a nuestro alrededor.
  • Estamos expuestos permanentemente a sentir actos de injusticias y traición.
  • Y la lista podría seguir hasta el infinito

En nuestra condición de seres humanos, en que nos sentimos parte de un todo, sufrir por lo sucede a nuestro alrededor, pasa a ser inevitable, y resistir ese sufrimiento una tarea inútil.

Para lidiar con el sufrimiento que nos causa ese sufrimiento, una solución habitual es tratar de ignorarlo, de no verlo

  • No visitamos a nuestros seres queridos enfermos
  • Vemos las noticias como si fuese una película, sin conectarnos con el dolor humano que está ahí
  • Justificamos las guerras ya que son contra el mal
  • Transitamos sólo por lugares ???bonitos??? y/o damos limosnas
  • Descalificamos al que nos hace sentir la injusticia o la traición
  • Y podemos seguir en forma paralela a la lista anterior

Otra vía es aceptar nuestra limitación para lidiar con el sufrimiento humano, dejar nuestra arrogancia que podemos con todo, soltar nuestra expectativa que el mundo debiera ser perfecto, soltar nuestro sentido del deber culposo en que debemos hacernos cargo de todo.

En la medida que lo logremos (y nos ayuda considerarlo un proceso de aprendizaje)

  • Visitamos a nuestros enfermos con el placer de verlos y por el placer que nos causa ver el placer que les causa nuestra visita
  • Nos conectamos con el dolor de los familiares de los fallecidos y lo sentimos como dolor propio, rezamos la oración que corresponda a la espiritualidad que tengamos
  • Nos comprometemos a reducir el odio y la falta de amor que nosotros causamos.
  • Acogemos el dolor, apoyamos a las personas a que puedan hacerse cargo de su destino, sin paternalismo, ni sentirnos superiores. Agradecemos a la vida haber tenido mejores oportunidades
  • Nos conectamos con los miedos, y la falta de desarrollo de habilidades, de las personas a quienes responsabilizamos de nuestro sufrimiento
  • Y podemos seguir en forma paralela a la lista anterior

Las tradiciones espirituales nos indican que nuestro rechazo al sufrimiento es la principal causa de sufrimiento.

Aceptar el sufrimiento nos genera paz interior, desde la paz interior tenemos mas fuerza para luchar contra las fuerzas del sufrimiento, y luchar en paz, sin odio, contra las causas del sufrimiento es una fuente de felicidad en nuestra vida

(Leer más)

Priviligiando las conversaciones que nutren, escapando de las conversaciones tóxicas

"dime con quién andas y te diré quién eres", recordé esta antigua frase del refrán popular a partir de la reunión, a que me invita un grupo que ha formado una comunidad para los efectos de compartir experiencias, y reflexiones que enriquezcan sus vidas. Uno de los aspectos que surgió en esta conversación, es la posibilidad de no enganchar, en medios laborales, sociales, familiares, donde predominan conversaciones tóxicas, de descalificación, de opiniones sin compromiso, de pelambres, etc... La mas obvia era por supuesto no participar en esas conversaciones, y poníamos, por ejemplo, simplemente no ver programas de televisión donde esa es la tónica. Conversábamos como las conversaciones en que participamos, nos terminan contaminando, sin que nos demos cuenta de como ocurre, y de ahí la sabiduría del adagio popular. Si estamos atentos a este fenómeno, podemos privilegiar ciertas conversaciones y minimizar otras. Mas aún, podemos intencionar, forzar nuestra participación en ciertas conversaciones que nos nutren, como lo ha hecho esta comunidad que me invita, y negarnos a otras conversaciones donde no sólo, no nos nutrimos, sino que nos intoxicamos. Y las posibilidades por ciertas son mas de las que podemos imaginar, este grupo ha optado por esta vía, otros han descubierto en los blogs poder elegir las redes conversacionales que los nutren, como lo muestra este post de Mauricio Rebolledo. Y no sólo se trata de aprender a elegir las conversaciones en que participamos, sino también aprender a que estas sean eficientes, nuestro tiempo es el recurso mas escaso que tenemos, y estar atento, despierto, a la forma como estamos presente en las conversaciones en que participamos, marca la diferencia en los resultados que logramos. Si aprendemos a estar atentos a nosotros (y al otro), a escuchar nuestras (sus) inquietudes, a dejarnos asombrar con el Ser que somos (que es), o por el contrario lo usual es que estamos construyendo la respuesta a lo que ya sabemos me va a decir. De ese aprendizaje dependerá la efectividad de nuestras conversaciones, y de ella dependerá como influimos en el otro, y de ahí los resultados que logramos. Mahatma Gandhi nos indica
  • Diseña tus pensamientos... se convertirán en tus palabras
  • Diseña tus palabras... se convertirán en tus acciones
  • Diseña tus acciones... se convertirán en tus hábitos
  • Diseña tus hábitos... se convertirán en tu carácter
  • Diseña tu carácter... se convertirá en tu destino.

Los tipos, la calidad y efectividad de nuestras conversaciones dependen de nosotros, y de ellas depende nuestro futuro

(Leer más)

Los límites y condiciones para aprovechar la diversidad

En un grato almuerzo con amigos, tocamos el tema de la próxima elección del rector de la Universidad de Chile. A mis interlocutores, brillantes académicos de distintas facultades, ningún candidato parecía gustarles. La queja era mas o menos la misma; cada candidato defiende los intereses de su facultad o de su equipo. Las esperanzas estaban puestas en el Senado Universitario, donde si habría una expresión de la diversidad. Me quedé pensando en que nos lleva a poner nuestras esperanzas en la diversidad.

Lo primero que me surge es que como seres humanos, somos observadores parciales de una realidad que en su plenitud no podemos percibir, y a lo más que podemos acceder es a la aceptación de nuestra limitación como observadores, abandonando la pretensión de nuestro sentido común de que lo que observamos es "la realidad", la pretensión de que somos observadores privilegiados de "la realidad", descalificamos de paso a los que observan "otra realidad". Conversación que a menudo ilustro con la clásica figura de la joven y la vieja

Segundo que nuestra capacidad de acción depende de nuestra capacidad de observar. Siguiendo con el ejemplo de la clásica figura mencionada, nuestras acciones serán distintas si observamos a la joven o a la vieja. En la medida que veamos a las dos, nuestra capacidad de acción aumenta. Por tanto, en la medida que incorporamos observadores distintos, aumentamos nuestra capacidad de accón como equipo,

Hasta ahí,, parece claro, pero me surge el pero. Requerimos como indicábamos, aceptar que somos observadores limitados de "la realidad". Si a un equipo, llámese senado universitario u otro, vamos dispuestos a discutir, a no mirar la visión amplia que nos une, a imponer nuestro punto de vista, a deslegitimar al otro, a suponer intenciones, la diversidad no nos sirve, y podemos sacar la rápida conclusión que es mejor la homogeneidad, donde todos pensamos igual. Funciona en el corto plazo, resulta fatal para desarrollar nuestra capacidad de adaptación en un mundo de cambios acelerados, donde es importante tener la mayor capacidad de acción posible.

Desarrollar nuestra capacidad de aceptar nuestra limitación como observadores y la apertura para incorporar otras visiones es un desafío importante que podemos aprender a cultivar para aprovechar la diversidad

 

(Leer más)

La distinción entre autonomía e independencia. Su importancia en la motivación

En El Mercurio del 17 de abril aparece un nuevo artículo de David Fischman, en que hace una distinción, que me pareció importante, entre independencia y autonomía. Indica por independencia "hacer las cosas por ti mismo sin depender de los demás", y por autonomía "la capacidad de actuar libremente y de elegir nuestras opciones". En base a un ejemplo, muestra como la independencia sin autonomía es sólo aparente, en la práctica es un esclavo de su pasado. En cambio la persona que actúa con autonomía, usa su libertad para actuar, se conecta con lo que quiere hacer, y elige dentro de sus opciones. Fischman indica que en la persona independiente que actúa sin autonomía, su gran motivador es mostrarle a los demás que es una persona capaz. Lo asimilo a su forma de conseguir amor al que me refería en el post Los seres humanos somos seres de amor, su motivación es extrínseca, está fuera de él. En cambio la persona que actúa con autonomía, encuentra en su interior las fuerzas que lo motivan, es intrínseca, no depende de factores externos. Lo compara a un auto con motor propio, diferenciándolo de los autos que necesitan un motor externo para avanzar en las subidas, los momentos difíciles de la vida. Si las jefaturas se tomaran en serio esta distinción, no perderían tantas energías motivando a su gente, simplemente estarían atentos a aquellas conductas organizacionales que los desmotivan. Y individualmente, la pregunta que me surge es ¿Cual es nuestro motor interno que, si lo encontramos, no necesitaremos jefes que nos motiven? (Leer más)

Los seres humanos somos seres de amor

Los seres humanos somos seres de amor, esto lo han indicado todas las tradiciones espirituales, y lo han corroborado las investigaciones biológicas, Humberto Maturana nos indica que el 99% de las enfermedades son por falta de amor. De niños lo aprendemos rápido, necesitamos y aprendemos a reclamar ese amor, y aprendemos como obtenerlo

Si aprendemos que haciendo berrinches, nos miran, nos atienden, aprendemos a hacerlo así, trasgredimos los límites para mostrar que existimos y pedir que nos vean, esto puede llevar a conductas antisociales o simplemente pretender monopolizar la palabra en una reunión. Irónicamente esto nos puede generar rechazo y no amor

Mas tarde podemos aprender que sacándonos buenas notas obtenemos la aprobación de los que nos interesan, y esto de adultos, lo podemos transformar en autoexigencia personal, nos esmeramos ser mejores, en ser exitosos, para ser queridos. Esto nos puede generar respeto, pero no amor

O aprendimos que una forma de obtener amor es haciendo favores, portándonos como niños buenos, eso nos puede llevar a estar siempre atentos a hacer favores a otros, olvidándonos o postergándonos nosotros mismos, dependiendo del juicio ajeno, y en definitiva caemos en actitudes serviles. Irónicamente esto puede generar desprecio y no amor

O aprendimos que una forma de obtener amor es ser simpáticos, tener siempre la talla oportuna a la mano, sin aprender a ver como el resto la escucha. Esto nos lleva a mantener esa actitud, con tallas o ironías que algunos nos celebran, pero que dañan, sin que busquemos ese efecto, a otros. Esto nos puede generar simpatía, pero no amor.

Necesitamos el amor, necesitamos sentirnos queridos, sentirnos parte de una comunidad. Muchas veces he escuchado, y me hace sentido en mi propia experiencia, que el miedo mas profundo, es el miedo a no ser querido.

En la medida que no estemos concientes de esa necesidad que todos tenemos, podemos tender a rechazarla, negando en nosotros esa necesidad,. Así nos convertimos en el Gigante Egoísta o en el Ciudadano Kane, o por el contrario, lo convertimos inconcientemente en el eje de nuestra acción, usando alguno de los aprendizajes indicados anteriormente.

Otra opción es tomar conciencia de esa necesidad, de ese miedo, y aprender a buscarlo por otros medios, tales como

Querernos a nosotros mismos. Si nos queremos lo suficiente, si como dice Nelson Mandela, recordamos que somos hijos de Dios, dependemos menos del amor ajeno

Aprender a dar amor. Según la experiencia de todos aquellos que viven llenos de amor, la forma de aprender es dando, el recibir llegará sólo, cuando hayamos dejado de preocuparnos de recibirlo

Ponernos en contacto con nuestra vulnerabilidad y no esconderla. Es en nuestra vulnerabilidad donde las personas nos pueden apoyar, donde nos podemos dejar querer, esconderla es nuestra forma de negar a otros la posibilidad de querernos.

Necesitamos amor, estar concientes de esa necesidad nos permite ejercer con libertad y autonomía el amor.

(Leer más)

La rutina no existe, es una forma de vivir la vida

Son numerosas las ocasiones en que nos quejamos de la rutina en nuestra vida, indicamos nuestro cansancio con ese tipo de vida, y anhelamos que el entorno de nuestra vida cambie, para así tener una vida mas plena. Lo que normalmente se nos escapa, es que la rutina tiene que ver como observamos la vida, y no como la vida es.

Es nuestra la responsabilidad, y es una habilidad que podemos desarrollar. En varios post, me he referido a la posibilidad de desarrollar esta habilidad, ya sea referido a la necesidad de tomar conciencia del impacto de nuestras acciones en

(Leer más)

Estado o Mercado, un falso dilema. Confianza y Gobernabilidad

Es frecuente escuchar como un debate, teñido de ideologísmos y lleno de pasiones, el dilema entre Estado y Mercado como aproximaciones antagónicas. Una aproximación que me resulta útil para este tipo de situaciones, es subir un grado, preguntarme al servicio de que está el Estado, cual es su función, y hacerme la misma pregunta por el mercado, buscando un fin común para ambos. No se trata de hablar mal de uno para diferenciarlo del otro Una aproximación que me ha resultado muy útil es ver a ambos como un medio para coordinar acciones. Ambos pueden, por tanto, competir por la eficiencia en la forma como logran ese objetivo. Así definimos mercado, el espacio, físico o virtual, donde los clientes transan sus bienes y llegan de acuerdo en un precio, la característica es que cada uno de los actores es libre de aceptar o no el acuerdo en función de sus intereses que no requiere explicar ni justificar. En la historia de la humanidad, la mayor capacidad de comunicación ha sido el factor clave para mercados más desarrollados y sofisticados. (Leer más)

La importancia de tener un foco en el uso de nuestro tiempo

Esto me llegó por la red y creo que ayuda a todos aquellos que tenemos problemas con focalizarnos cuando usamos nuestro tiempo.
Un profesor se paró ante sus alumnos de su clase de filosofía y colocó frente a ellos unos objetos. Cuando la clase comenzó, sin pronunciar palabras, levantó un frasco grande de mayonesa, vacío, y empezó a llenarlo con pelotas de golf.... Luego les preguntó a los estudiantes si el frasco estaba lleno. Todos estaban de acuerdo en que sí... Entonces el profesor agarró una caja con lentejas y las echó en el frasco. Las lentejas rodaron a los espacios vacíos entre las pelotas de golf. De nuevo les pregunto a los alumnos si el frasco estaba lleno... Todos dijeron que sí.....
El profesor sacó una cajita con arena y la vació en el frasco. Por supuesto, la arena llenó los espacios vacíos que quedaban. Les preguntó a los estudiantes si el frasco estaba lleno, todos respondieron con un SI unánime... Después el profesor sacó dos tazas de café de debajo de la mesa y también las echó en el frasco, llenando los espacios vacíos que quedaban entre la arena. Los estudiantes se rieron..................... "Ahora - dijo el profesor mientras la risa disminuía - quiero que reconozcan que este frasco representa su vida. Las pelotas de golf son esas cosas importantes: su familia, sus hijos, su salud, sus amigos, las cosas que los apasionan, o sea las cosas que quedan si todo lo demás se les va, y sus vidas siguen estando completas. Las lentejas son otras cosas que importan, como sus trabajos, sus casas, sus automóviles.... La arena es todo lo demás, las cosas pequeñas......" " Si meten la arena primero en el frasco - continuó - no quedará espacio para las lentejas ni las pelotas de golf." "Es igual para la vida. Si gastan todo su tiempo y su energía en las cosas pequeñas, nunca les sobrará para ocuparse de las cosas que son verdaderamente importantes. Préstenle atención a las cosas que son indispensables para su felicidad. Jueguen con sus hijos. Abran espacio para las citas médicas. Saquen a su pareja a cenar. Hagan deporte. Cultiven sus amistades........ Siempre habrá tiempo para limpiar la casa y arreglar el depósito. Encárgate primero de tu bienestar, de las cosas que verdaderamente importan. Define tus prioridades. Todo el resto es arena...." Una de las estudiantes levantó su mano y preguntó qué representaba el café. El profesor sonrió y dijo: " me alegra que me lo hayas preguntado. Es simplemente para demostrar que no importa cuan llena parezca estar tu vida, siempre hay tiempo para tomarse un cafecito con un buen amigo".
Si no usamos nuestro tiempo en las cosas que nos importan, terminamos sin tiempo para ellas
(Leer más)

¿Por qué es importante que cumplamos nuestros compromisos?

Antes de contestar esta pregunta me parece importante que nos preguntemos primero si estos son un medio o un fin. Y como todo sistema forma parte de un sistema mayor, nos podemos preguntar a que sistema mayor pertenece el sistema de los compromisos. Las respuesta que me surge, tiene que ver con la convivencia que queremos tener, una convivencia donde cumplir los compromisos es parte de la ética de convivencia y del futuro que queremos construir juntos. Si no hay acuerdo, y continuo recuerdo, en un futuro común y en los medios para lograrlo, cumplir los compromisos puede convertirse en una tarea mas, alejada de nuestras inquietudes fundamentales, deja de ser importante. Perder el foco en lo que queremos y ser absorbidos por la tarea diaria, por lo que hay que hacer, es una experiencia en que nos podemos reconocer. Esta confusión de medios y fines me hace recordar la frase de Antoine de Saint Exupery
Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho
Cuando las personas no están comprometidas con el mar libre y ancho, los compromisos dejan de ser relevantes, y controlarlos se convierte en una ingrata tarea, fácil de
sabotear por los subordinados. Un instrumento maravilloso como fue El Coordinador desarrollado con las ideas de Fernando Flores, era llamado por muchos ???el látigo electrónico???, cuando eso pasaba, la herramienta dejaba de ser usada por la organziación. Una vez que estamos enamorados del mar libre y ancho, podemos declararnos aprendices en el campo del cumplimiento de los compromisos, reconocer que no basta la buena voluntad, sino que es requisito desarrollar algunas habilidades tales como:
  • Pedir con precisión, condiciones de satisfacción y tiempo, no esperar que el otro adivine lo que queremos y para cuando lo queremos
  • No presionar por un si, eso generalmente lleva a un incumplimiento
  • Cuando decimos que si, significa que hemos evaluado que podemos hacerlo y que nos comprometemos a ello
  • Cuando tenemos dudas de nuestra posibilidad de cumplir, evaluar primero antes de comprometernos
  • Una vez que nos hemos comprometido y apenas nos damos cuenta que no podremos cumplir, avisar y renegociar
  • En caso de incumplimiento, pedir disculpas y ofrecer compensación
  • Si no nos han cumplido, reclamar y pedir nuevo compromiso para generar un nuevo futuro
  • Llevar un control, preferiblemente automatizado de los compromisos que debemos y de los que nos deben, y periódicamente comprobarlos con nuestros acreedores y deudores
  • Comprometernos a aprender de nuestros errores
La impecabilidad en el cumplimiento de los compromisos denota nuestro compromiso con la causa que nos une. (Leer más)

El placer de contactar a un maestro. Rafael Echeverría

Ayer tuve una grata y estimulante experiencia, asisto a un seminario de la Universidad del Desarrollo que promueve su Magíster en Desarrollo Organizacional y Recursos Humanos.

Mi interés fundamental es saludar a Rafael Echeverría, uno de mis maestros en la formación en el campo de la ontología del lenguaje, saludar a su esposa Alicia, y no menos importante beneficiarme de la curiosidad y rigurosidad intelectual del trabajo de Rafael.

Mientras me dirigía al lugar no podía menos que recordar nuestras conversaciones, más de diez años atrás, donde Rafael reflexionaba acerca de la amenaza que podían sentir ciertos sectores mas tradicionales ante la radicalidad de las propuestas de la ontología, y constatar como son, varias ya, las universidades que incorporan el Coaching como parte de su propuesta.

Después de un calido abrazo después de 10 años, y ante un auditorio repleto, me maravillo de la fuerza y convicción con que Rafael expone los temas que ya me maravillaron hace 15 años atrás, recreándome y aprendiendo de la recreación que ha hecho en este período.

Su charla da para varios post que espero elaborar con mas detalle en un futuro cercano, resumo los mayores impactos que me generó Indica el aporte fundacional que tuvo para el Fernando Flores, y nos trae y aporta el trabajo que ha hecho otro chileno, Marcial Losada sobre los equipos de alto rendimiento, y su descubrimiento y sistematización a través de la teoría de los atractores conductuales, de la conectividad que se genera en ellos funcionado como un solo ser, me evoca el libro Sincrodestino de Deepak Chopra.

Me siento interpretado por su énfasis en lo que llama la gerencia de uno mismo, que me parece similar a lo que en varios post me he referido como liderazgo personal como una condición básica para el éxito de las organizaciones, me apasiona la fuerza con que habla del trabajo de Jim Collins, donde enfatiza el equipo por sobre el que hacer, y el liderazgo de nivel 5, un tipo de liderazgo que desafía las concepciones tradicionales del liderazgo carismático.

El enfoque de aprendizaje transformacional, en que nos rediseñamos profundamente me evoca el aprendizaje que hacemos desde los procesos de dolor, la habilidad de la resiliencia.

Finalmente cerró con el tema del escuchar, lo hizo con fuerza y pasión, con un llamado a aceptar la imposibilidad de cerrar la brecha entre el decir y el escuchar, y al mismo tiempo a trabajar para disminuirla, como una competencia fundamental para aumentar la efectividad y reducir el sufrimiento humano.

Me emocionó la interpretación que hace del frase del místico M Cordovero (siglo XVI), "el secreto de escuchar sublime es saber escuchar el bien", donde indica que implica escuchar en cada persona su vulnerabilidad, no su maldad. Me evoca la concepción de la bondad fundamental del budismo, tan opuesta a la noción que nacemos en el pecado.

Me queda la belleza de reconocer(me) a partir de los aportes de otros, mostrando como pueden ser de nutritivas las relaciones humanas. Y como somos un eslabón de una cadena interminable hacia el pasado y hacia el futuro.

Gracias Rafael y espero verte en la entrevista de la belleza del pensar con Cristián Warnken

(Leer más)

Comentarios recientes

Cerrar